La Policía tomó el control del avión en México y detuvo a los captores

miércoles, 9 de septiembre de 2009


Boliviano secuestra un avión mexicano
José "Josmar" Marc Flores Pereyra‎, pastor evangelico dice tener una predicción divina que le obligó a llevar esta misión.





La Policía tomó el control del avión en México y detuvo a los captores


El vuelo 576 de Aeroméxico proveniente de Cancún fue secuestrado por cinco terroristas que mantuvieron la aeronave en la pista del aeropuerto de la capital. Exigían hablar con el presidente Felipe Calderón. Todos los pasajeros fueron liberados


El piloto del avión fue quien avisó a la torre de control que el Boeing 737 perteneciente a la empresa Aeroméxico había sido secuestrado. La aeronave, proveniente de Cancún, transportaba a más de un centenar de pasajeros.

De acuerdo a la señal TV Azteca, los cinco secuestradores liberaron a todos los rehenes. Primero liberaron a los pasajeros, y luego procedieron a hacer lo mismo con la tripulación.

"Nunca hubo un momento de crisis arriba del avión. Es más, nos sorprendimos cuando llegamos al aeropuerto y vimos la cantidad de Policías", declaró Adriana Romero, una de las pasajeras.

Según dijo, el terrorista en ningún momento amenazó a las personas que viajaban en la aeronave y sólo mantuvo conversaciones con la tripulación.

Del mismo modo se expresó Rocío García, otra pasajera liberada. "Se vivieron momentos de angustia, en particular por no saber qué estaba pasando", explicó.

Por otra parte, García señaló que los secuestradores "estaban bien vestidos" y aparentaban ser "pasajeros normales".

Los secuestradores, quienes en un primer momento se pensó que estaban armados con explosivos, no pudieron ingresar a la cabina de control del avión, porque ésta se encuentra sellada.

El mandatario Felipe Calderón tenía que dirigirse al hangar presidencial del aeropuerto para comenzar una gira por el interior del país, de acuerdo al diario El Universal. Sin embargo, al conocer la situación en proceso, decidió postergar su viaje y seguir de cerca el secuestro.

El aparato que aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, fue aislado en la pista 23 izquierda, y rodeado por personal de la Secretaría de Marina Armada de México y de la Policía Federal.

La cabecera 23 se encuentra ubicada en uno de los extremos del aeropuerto, y es frecuentemente utilizada para ubicar a los aviones bajo riesgo, dado la distancia que le permite mantener respecto de otras unidades.

No se reportó ningún herido, y según varios testigos, la situación interior de la aeronave era de calma aunque prevalecía cierta confusión entre los pasajeros.

Por el momento, las autoridades de aviación mexicanas no suspendieron el tráfico aéreo y se mantiene el funcionamiento regular del aeropuerto.

De todas maneras, los aviones que arribarían a la terminal están siendo desviados a aeropuertos alternos, como el de Toluca, en el estado de México.